Al acercarte a San Vicente de la Sonsierra desde la vecina localidad de Briones, el Ebro ejerce como puerta de entrada a una zona considerada desde hace décadas el corazón de la Denominación de Origen Rioja: la Sonsierra. Tras pasar el río, San Vicente deja ver su rico patrimonio histórico-artístico y a su izquierda, sobre una loma, se levanta el elegante edificio de Bodega Classica, en perfecta armonía con el perfil de la localidad.
Bodega Classica está diseñada de forma estratégica, desde su ubicación en lo alto de una loma, que permite una climatización natural al encontrarse la mayor parte de la bodega soterrada, hasta la elección de los depósitos, con grandes bocas para imitar la elaboración tradicional en lagos abiertos y de tamaños variados para la vinificación separada de distintos los pagos. Cuenta con un parque de unas 5.000 barricas, en su mayoría de roble francés.